Una continua monitorización de los consumos energéticos permite evaluar las necesidades de energía y el consumo específico de cada sección o departamento de una empresa:

1- Identificamos el ahorro por la corrección de hábitos de consumo.

Detectamos los hábitos de consumo excesivo, identificamos fácilmente el ahorro que se obtiene mediante la corrección de dichos hábitos. Además efectuamos comparaciones entre secciones, sedes y años diferentes.

2- Estimamos consumos futuros.

El monitorizar a lo largo del tiempo los índices y los datos obtenidos nos permite estimar cuánta energía se necesitará cuando varíen, por ejemplo, las exigencias de producción y, a su vez, también analizar y evaluar potenciales inversiones.

© 2019 – Eneractua